Pedro Grases y la UNIMET

Pedro Grases y la Universidad Metropolitana

Don Eugenio Mendoza en atención a la sugerencia de Pedro Grases funda la Universidad Metropolitana. Juntos visitaron los terrenos de La Urbina, y Grases le dona en un primer aporte más de 70.000 volúmenes, en su mayoría de temas venezolanos. (Una biblioteca a la medida y preocupaciones intelectuales de un maestro)

Por si fuera poco el regalo de sí mismo, Pedro Grases nos dona hoy su biblioteca. El Nacional,-Caracas: 3 de noviembre de 1976 El Dr. Luis Herrera Campins, el presidente de la Cultura, dicta el Decreto N° 279 (18/09/1979), que reza así: “Procédase a construir por cuenta del tesoro nacional el edificio sede de la Biblioteca de la Universidad Metropolita de Caracas que se denominará Biblioteca Pedro Grases”.

Otro aporte de Pedro Grases a la cultura del país es la biblioteca que hoy se inaugura con su nombre. El Nacional, Caracas: 17 de noviembre de 1983.

Temas de estudio

Se ha dicho que no puede nadie aproximarse al estudio de la cultura de Venezuela sin encontrarse con Grases”.

Junto a la docencia Grases busca la soledad para iniciar una gran obra de investigación, documentación y reflexión, y se integra a la vida cultural. Mantiene una sección fija de crítica literaria en El Heraldo, primera en el periodismo, apoya a la juventud y a grupos como Viernes y Surcos,… El doctor Ramón J. Velásquez, su fraternal amigo y contertuliano, así nos lo recuerda siempre.

Con llanura don Pedro se propuso dejar constancia de sus búsquedas, donde advertía falta de orden, vacíos y cortes. Temas que la gente repetía con poca base y que la tradición había dejado así, plagados de medias verdades e inexactitudes.

El historiador Tomás Polanco Alcántara señalaba que su amigo Pedro no descansaba hasta verle el “espinazo” a un tema y así poder hablar y escribir, así mismo llamó “Pedestal sin Piedra” al Índice Acumulativo, Vol. 15, de Obras Pedro Grases como herramienta para los investigadores.

Grases estudió, rescató y difundió valores civiles de la tradición cultural venezolana de los tres últimos siglos en algunos casos, de forma concluyente. Hizo la vida en América con la idea puesta en la enorme contribución que puede dar la reorientación de los objetivos de la cultura. Andrés Bello, Francisco de Miranda y Simón Bolívar fueron sus faros.

Entre los aportes del maestro a la historiografía de Guayana está el haber dado con el manuscrito original del Discurso de Angostura. Antes de ser pronunciado por el Libertador, el texto fue corregido por Jacinto Martel, Manuel Palacio Fajardo y otros, así fue leído. El Libertador obsequió a su edecán James Hamilton dichos papeles y sus familiares los guardaron por más de un siglo. (Obras, Vol. 4, pp. 269-279) A su vez, Grases hizo aportes a la historia de la imprenta y de los impresos en Guayana 1817-1822 (Obras, Vol. 9, pp. 143-238). Ordenó y completó además los números ordinarios y extraordinarios del Correo del Orinoco, e hizo un estudio crítico del órgano que aportó el plomo de las ideas a la contienda emancipadora.

Citemos al intelectual guayanés Guillermo Sucre: “Pero más allá de sus virtudes intrínsecas, la obra de Grases tiene para los venezolanos una significación ejemplar: Por una parte, se entronca con la tradición humanística de los Arístides Rojas, Adolfo Ernst, Manuel Landaeta Rosales, Marqués de Rojas, Key-Ayala y Manuel Segundo Sánchez, entre los grandes estudiosos de la bibliografía nacional… Pero además esta obra es el mejor testimonio de que nada en la cultura es producto de la improvisación…” (G.S., Pedro Grases en la Biblioteca Nacional: la pasión de un bibliógrafo. Catálogo 15 de la Serie Premio Nacional de Literatura. 1994).


Artículos de prensa


Publicaciones de la Universidad Metropolitana

Ver / Descargar PDF

 

Ver / Descargar PDF